Descubren por primera vez luz líquida a temperatura ambiente

Un equipo de científicos ha descubierto por primera vez la luz líquida a temperatura ambiente. Usando una mezcla de luz y materia llamada polaritones. Consiguiendo forzar a la luz a comportarse como un líquido cuántico superfluido alrededor de un obstáculo. En vez de difundirse como una onda clásica, abriendo nuevos horizontes al desarrollo de tecnologías.

“La luz se comporta generalmente como una onda y a veces como una partícula, que siempre viaja en línea recta. Sin embargo, en ciertas condiciones extremas, la luz puede actuar igualmente como un líquido que se cuela entre los objetos” explican los físicos.

En anteriores investigaciones ya se había conseguido este efecto, pero sólo a temperaturas próximas al cero absoluto.

No obstante esta mezcla de luz y materia se ha conseguido unificar con la ayuda de polaritones, que son casi partículas.

“Los polaritones están surgidas del acoplamiento entre una onda luminosa y una onda de polarización eléctrica. No son partículas elementales propiamente dichas, como los fotones o los electrones, se comportan como ellas debido a las reglas de la teoría cuántica”, aclaran los físicos.

Esta forma extraña de la luz es a la vez un superfluido, sin ninguna viscosidad y una especie de condensado de Bose-Einstein.

En términos científicos el condensado de Bose-Einstein es el estado de la materia que se da en ciertos materiales a temperaturas cercanas al cero absoluto. Por lo cual, las partículas se desplazan a una velocidad lenta, siguiendo los principios de la mecánica cuántica, haciendo que dejen de comportarse como partículas y empezando a comportar-se cómo ondas.

Temperatura ambiente

“La observación extraordinaria de nuestro trabajo es que hemos demostrado que la superfluidez puede producirse igualmente a temperatura ambiente con la ayuda de polaritones”, asegura Daniele Sanvitto, del Instituto de Nanotecnología de CNR NANOTEC, en Italia.

¿Cómo se crean los polaritones?

Los investigadores han construido un dispositivo óptico formado por dos espejos (uno en frente del otro), recubierto de una delgada membrana de moléculas orgánicas de tan sólo 100 nanómetros de espesor.

Bombardeando el dispositivo con impulsos láser de 35 femtosegundos (1femtosegundo equivale a milbillonésima parte de un segundo), han obligado a la luz a comportarse como un líquido cuántico superfluido alrededor de un obstáculo, en vez de comportarse como una onda clásica.

“Hemos podido combinar las propiedades de los fotones (como su masa extremadamente pequeña y su elevada velocidad) con fuertes interacciones en razón de la presencia de electrones en el seno de las moléculas” cocluye Stéphane Kéna-Cohen, física del proyecto.


En MPcontrol contribuimos en la innovación biotecnológica, fabricando y comercializando las más sofisticadas e interesantes cámaras climáticas y equipos de ensayo. Tanto compactas de pequeñas dimensiones como modulares de gran volumen  para el almacenamiento de productos farmacéuticos, veterinarios, biotecnológicos y agroalimentarios en condiciones de temperatura y humedad controlada, cumpliendo con todas las normativas ICH y FDA.

Para sugerencias de noticias, comentarios o si necesitas información sobre nuestros equipos y cámaras climáticas, no dudes en contactarnos a través del formulario o enviando un correo a marketing@mpcontrol.es con tus datos de contacto y la consulta a realizar.

 

Fuente:

“Este artículo se genera de manera meramente informativa, citando las fuentes originarias, en ningún momento se debería utilizar como documentación para estudios, investigaciones, etc. Para cualquier consulta, propuesta, modificación o anulación de un artículo no dude en ponerse en contacto con el departamento de marketing (marketing@mpcontrol.es) donde le responderemos en la mayor brevedad posible.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *